mascarillas

¿Imaginas poder disfrutar de un delicioso queso mientras cuidas tu piel? ¡Sí, es posible! En este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre las mascarillas de queso y sus sorprendentes beneficios para la piel. ¡No te lo pierdas!

mascarillas

  • Elaborado con leche de cabra y oveja

  • País de origen: Francia

  • Región: Provenzal

  • Familia: Tomme

  • Tipo: fresco suave, artesanal

  • Textura: suave

  • Corteza: hoja envuelta

  • Color: blanco

  • Aroma: terroso, floral

  • vegetariano: no

Un queso de temporada de los Alpes “provenzales”. Este queso se elabora a partir de la mezcla de leche de oveja y cabra. Esta combinación le da al queso un aroma floral y desarrolla un sabor a tomillo, con un ligero regusto a pimienta.

Otros quesos franceses:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Mascarillas de queso

Las mascarillas de queso son una excelente opción para lucir una piel radiante y saludable. El queso contiene vitaminas A y B, calcio, ácido láctico y proteínas, que nutren e hidratan la piel, reducen la inflamación y previenen el acné. Además, el queso tiene propiedades exfoliantes y astringentes, que eliminan las células muertas y reducen el tamaño de los poros.

Tipos de queso para las mascarillas

Existen diferentes tipos de queso que puedes usar para preparar tus mascarillas caseras. Algunos de los más recomendados son:

  • Queso fresco: ideal para pieles sensibles y secas, ya que es muy suave y humectante.
  • Queso ricotta: perfecto para pieles maduras, ya que es rico en ácido láctico, que estimula la producción de colágeno y elastina.
  • Queso parmesano: eficaz para pieles grasas y con tendencia al acné, ya que tiene propiedades antibacterianas y exfoliantes.

Recetas de mascarillas de queso

A continuación te presentamos dos recetas sencillas y efectivas para disfrutar de los beneficios de las mascarillas de queso:

Mascarilla de queso fresco y miel:

  1. Machaca 50 gramos de queso fresco con una cucharada de miel hasta formar una pasta suave.
  2. Aplica la mascarilla en el rostro limpio y deja actuar durante 20 minutos.
  3. Enjuaga con agua tibia y aplica tu crema hidratante habitual.

Mascarilla de yogur y parmesano:

  1. Mezcla tres cucharadas de yogur natural con una cucharada de queso parmesano rallado.
  2. Agrega una cucharada de avena molida y remueve hasta formar una pasta exfoliante.
  3. Aplica la mascarilla en el rostro húmedo y masajea suavemente con movimientos circulares.
  4. Deja actuar durante 10 minutos y enjuaga con agua tibia.

Recuerda usar las mascarillas de queso una vez por semana y siempre hacer una prueba de sensibilidad en una zona pequeña antes de aplicarla en todo el rostro.

Deja un comentario